En el curso de Adobe Premiere que impartí la pasada primavera en la escuela ATC, les puse a los alumnos varios tipos de vídeos que se pueden encontrar por internet: vídeos de youtubers, de reviews, de unboxings, vídeos musicales con letra, de viajes, de fotos para bodas…

Los unboxing están causando auténtico furor desde hace un par de años, que se lo pregunten a mi hija, y están generando un montón de dinero, tanto a los youtubers que los hacen, como a las empresas que reciben un servicio de publicidad extra de manera “gratuita”.

No quería dejar pasar la oportunidad de hacer mi propio vídeo desempaquetando algo y descubrir, ya que no creo que me haga rico con esto, que dificultades de grabación y postproducción me encontraría al hacerlo. Creo que la mayor sin duda es acoplar la duración del vídeo con el audio del narrador, en caso que, como yo, no se quiera hacer al vuelo. He de reconocer que tampoco ayuda en la grabación el tener todo el rato una cámara incordiando entre la cabeza y los brazos.

También quería saber que clase de efectos o ideas de edición se podrían utilizar en un vídeo de esta índole. Así que, aprovechando que había recibido hacía poco una figura Figma de Sherlock Hound, la cual ya se encuentra en mi salón decorando y custodiando la edición remasterizada en DVD que tengo de la genial serie de animación que creara en  los ochenta el no menos genial Hayao Miyazaki, me decidí a grabar mi primer, y supongo que último, unboxing:

Anuncios